Una resolución de la ONU condena las violaciones de los derechos humanos en Irán

19 de noviembre de 2020

CENTRO MUNDIAL BAHÁ'Í — Un comité de la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución este miércoles que exige a Irán respetar los derechos humanos de todos sus ciudadanos, incluidos los miembros de la Fe bahá’í.

El Tercer Comité de la Asamblea General aprobó la resolución por 79 votos a favor, 32 votos en contra y 64 abstenciones.

En la resolución se pide a Irán «que elimine, tanto en la ley como en la práctica, [...] por motivos de pensamiento, conciencia, religión o creencias, incluidas las restricciones económicas, [...] la denegación y las restricciones del acceso a la educación, también para los miembros de la fe bahaí...». La resolución también insta a que se ponga fin a «otras violaciones de los derechos humanos contra personas pertenecientes a minorías religiosas, tanto reconocidas como no reconocidas...».

Durante más de 40 años, toda la comunidad bahá’í de Irán ha estado sometida a una continua persecución auspiciada por el Estado, que la Comunidad Internacional Bahá’í describe como multidimensional y que afecta a cada uno de sus miembros de todas las generaciones, en todas las fases de la vida e incluso en la muerte.

La Comunidad Internacional Bahá’í declara: «Si bien las tácticas específicas empleadas por las autoridades iraníes han cambiado en alguna ocasión, su objetivo de destruir la comunidad bahá’í como entidad viable en Irán sigue vigente con toda su intensidad».

Bani Dugal, la representante principal de la Comunidad Internacional Bahá’í, declara: «Por diversos medios, las autoridades continúan centrándose en este objetivo y se esfuerzan por excluir a los bahá’ís de la esfera pública, impedirles expresar sus creencias, empobrecerlos económicamente, minar su progreso intelectual, borrar las huellas de su historia y cultura, así como difundir información falsa sobre ellos e incitar a la población de forma que se cree un clima de odio hacia ellos.

Esperemos que Irán preste oído por fin a las recomendaciones de esta resolución y al llamamiento de la comunidad internacional para que respete los derechos humanos de sus ciudadanos».

La resolución será confirmada por la sesión plenaria de la Asamblea General en diciembre.