Los jefes buscan la paz duradera a la luz de las verdades espirituales

29 de enero de 2020
Las reuniones de jefes en la República Democrática del Congo se centraron en la unidad, la paz y el papel de la religión en la transformación social.

KAKENGE, República Democrática Del Congo — A principios de este mes, los residentes de Kakenge en la provincia de Kasai Central de la República Democrática del Congo escucharon en la radio local un programa extraordinario. Era una transmisión en vivo de una conversación entre unos 60 jefes de aldeas y de tribus, muchos de los cuales estaban en bandos opuestos en un conflicto armado hace solo un año. Debatían sobre el verdadero propósito de la religión, la unidad de la familia humana, la promoción del progreso material y espiritual, y el papel primordial de la mujer en la construcción de una sociedad pacífica.

En vista de las tensiones que persisten, la comunidad bahá’í congoleña invitó a los jefes de la región de Kasai Central a una conferencia de tres días para analizar la guía contenida en los principios de los Escritos de Bahá’u’lláh sobre cuestiones de interés práctico e inmediato para su sociedad.

Lambert Kashama, una de las principales autoridades administrativas de la zona, describió lo que le atrajo a esta conferencia: «Durante el período de conflicto tribal que Kakenge y sus alrededores experimentaron, veía cómo los bahá’ís de las dos tribus opuestas trabajaban juntos y acudían a consultarme sobre lo que se debía hacer para restaurar la paz. Por eso he venido aquí hoy para entender más sobre estas enseñanzas».

En una conferencia de tres días en Bukavu, Kivu del Sur, los jefes analizaron la guía contenida en los principios de los escritos de Bahá’u’lláh sobre asuntos de interés práctico e inmediato para su sociedad. Presentación
6 imágenes
En una conferencia de tres días en Bukavu, Kivu del Sur, los jefes analizaron la guía contenida en los principios de los escritos de Bahá’u’lláh sobre asuntos de interés práctico e inmediato para su sociedad.

La Comunidad Bahá’í de la República Democrática del Congo, de larga data, lleva decenios contribuyendo a un cambio social constructivo, especialmente mediante iniciativas educativas a nivel local. En los últimos años, han dialogado con jefes de diversas regiones del país para explorar juntos las vías hacia una sociedad caracterizada por principios como la armonía, la justicia y la prosperidad.

«Esta Fe enseña la unidad en la práctica», comentó el jefe Walter Melangu.

«Ya no guiaremos a nuestro pueblo a oscuras, ahora que la luz ha aparecido a través de estas enseñanzas, que nunca olvidaremos».


Declaración conjunta firmada por jefes de Kivu del Sur

Uno de los temas de debate en la reciente conferencia fue el principio bahá’í de que toda la humanidad es una sola, independientemente de la raza, la nacionalidad o la tribu. Los jefes consideraron que la reunión era una oportunidad única para decidir las medidas prácticas que podrían convertir la tensa convivencia entre las tribus y los grupos religiosos en una colaboración constructiva y pacífica.

Jean-Baptiste Shamba, el jefe de la aldea de Nkinda Katenge, decidió en la conferencia que tan pronto como regresase a su comunidad, reuniría a todas las personas a las que había considerado enemigas para hacer la paz y pedirles el perdón mutuo. «Siguiendo estas enseñanzas —declaró en la conferencia—, resolveré el rencor que mantengo con mis hermanos. Nuestro conflicto se basaba en la ignorancia. De ahora en adelante hablaremos como amigos por el bien de nuestra comunidad».

Otro resultado destacado de la conferencia fue la decisión de numerosos jefes de convocar reuniones de todas las mujeres de sus aldeas, tras comprender que su participación era esencial para que la reconciliación tuviera éxito.

La jefa Nkayi Matala de la aldea Lushiku (derecha) y la jefa Mbindi Godée de la aldea Ndenga Mongo. Estas mujeres se hallaban entre las docenas de jefes tradicionales que se reunieron en una conferencia en Kakenge, Kasai Central, descrita como «un importante paso adelante que abre muchas nuevas posibilidades para realizar la unidad de los pueblos y la prosperidad de nuestras comunidades». Presentación
6 imágenes
La jefa Nkayi Matala de la aldea Lushiku (derecha) y la jefa Mbindi Godée de la aldea Ndenga Mongo. Estas mujeres se hallaban entre las docenas de jefes tradicionales que se reunieron en una conferencia en Kakenge, Kasai Central, descrita como «un importante paso adelante que abre muchas nuevas posibilidades para realizar la unidad de los pueblos y la prosperidad de nuestras comunidades».

En otra conferencia celebrada este mes en Bukavu, la capital de Kivu del Sur, los jefes debatieron los mismos temas que sus homólogos de Kasai Central. Algunos expresaron que conversaciones como estas podían potencialmente impedir conflictos en el futuro. «Entendemos que la paz no es algo que nos traen las organizaciones de desarrollo: es un estado del alma y del espíritu cuando la gente decide contribuir a sus comunidades».

Lavoisier Mutombo Tshiongo, secretario de la Asamblea Espiritual Nacional Bahá’í de Kivu del Sur, que asistió a ambas conferencias, describió su importancia, diciendo: «Estas reuniones de jefes representan un importante paso adelante que abre muchas nuevas posibilidades para realizar la unidad de los pueblos y la prosperidad de nuestras comunidades».

«Estas conferencias permiten reunir a los jefes que han ido a la guerra en el pasado —señala Justin Kamwanya, otro miembro de la Asamblea Espiritual Nacional—. El hecho de que se expresen, de que compartan todos la misma comida, se saluden y abracen, y sobre todo que se reúnan en torno a la religión, en torno a la Palabra de Dios, es el catalizador que permite que se produzca una paz duradera».

«Hemos visto que el mundo está evolucionando —podemos leer en una declaración firmada conjuntamente por 26 jefes al final de la conferencia en Bukavu—. Ya no guiaremos a nuestro pueblo a oscuras, ahora que la luz ha aparecido a través de estas enseñanzas, que nunca olvidaremos».

Un coro local actúa en una conferencia para jefes en Bukavu, Kivu del Sur. Sus canciones expresan algunos de los temas tratados en la conferencia, entre los que se que incluyen el verdadero propósito de la religión, la unidad de la familia humana, la promoción del progreso material y espiritual, y el papel primordial de la mujer en la construcción de una sociedad pacífica. Presentación
6 imágenes
Un coro local actúa en una conferencia para jefes en Bukavu, Kivu del Sur. Sus canciones expresan algunos de los temas tratados en la conferencia, entre los que se que incluyen el verdadero propósito de la religión, la unidad de la familia humana, la promoción del progreso material y espiritual, y el papel primordial de la mujer en la construcción de una sociedad pacífica.