La fe como catalizador del cambio social: perspectivas desde el Congo

June 17, 2019

KINSHASA, República Democrática Del Congo — Cuando los representantes de las comunidades cristiana, musulmana y bahá’í se reunieron por primera vez en una tienda de zumos de Kinshasa en febrero, una pregunta animó su diálogo: ¿Cómo podrían articular con otros la profunda conexión entre la religión y el cambio social constructivo?

Ese primer debate informal en la capital congoleña se ha convertido desde entonces en un vibrante diálogo sobre el poder de la fe para unificar a las personas y para dinamizar la paz.

«Todos teníamos una visión común. Estábamos convencidos de que la religión es una fuente de unidad así que no nos contentamos con hablar solo de ello. Pasamos a la acción», explicó Rachel Kakudji, de la Oficina de Asuntos Externos Bahá’í de la República Democrática del Congo. Uno de los pasos que el nuevo grupo emprendió fue organizar un foro de un día de duración en el que se destacó cómo los principios y conceptos espirituales impactan muchos aspectos de la sociedad, como la economía, la gobernanza, el derecho, la salud, la educación, los medios de comunicación y el arte.

Durante años, los bahá’ís han estado trabajando junto con otras comunidades religiosas en Kinshasa para expresar este deseo de acción unificadora. El recién formado grupo interreligioso se ha estado reuniendo regularmente desde su creación, llamando a sus reuniones Espacio Social Unidos en la Diversidad.

Esta colaboración está dando muchos frutos. Por ejemplo, el grupo ya ha organizado un seminario de un día de duración el mes pasado y ha preparado un cortometraje documental, con entrevistas a líderes de diferentes comunidades religiosas en las que se ha hablado sobre la importancia de su colaboración. Se exploran temas, entre otros, como la forma en que el desarrollo sostenible contribuye a la paz y cómo la educación puede despertar el sentido del deber y del servicio. Sin embargo, la Sra. Kakudji explica que más allá de estas iniciativas específicas se ha desarrollado un proceso en el que personas de diversos sistemas de creencias están trabajando juntas, consultando para enfrentar los desafíos y confiando en el proceso de acción, reflexión y consulta para lograr un progreso sistemático.

Presentación
2 imágenes
Cientos de personas asistieron a una marcha interreligiosa en Kinshasa el mes pasado.

Los conferenciantes religiosos, científicos y estudiantes reunidos en el seminario trataron una amplia variedad de temas, por ejemplo, cómo la economía puede promover el bienestar colectivo, cómo la buena salud es una dimensión de una cultura de unidad, y cómo la educación es fundamental para el desarrollo. Los dirigentes de las comunidades religiosas que organizaron el espacio hablaron sobre el carácter fundamental de los principios espirituales para el progreso social.

«Para crecer y desarrollarse, el mundo debe sacar fuerzas de la unidad —explicó Alex Kabeya, miembro de la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís del Congo—. Es alentador ver a los dirigentes religiosos y a sus fieles trabajando juntos con buena voluntad porque el proceso de transformación refleja la sinceridad necesaria para contribuir a una paz sostenible».

Los dirigentes de algunas de las comunidades religiosas participantes, entre las que se encontraban varios grupos cristianos y la comunidad musulmana, también analizaron después la colaboración interreligiosa.

«En el Sagrado Corán, la unidad es lo que Dios recomienda a los hombres. Un verdadero musulmán busca la paz con todos», señaló Moussa Chirala, coordinador de la Confederación Nacional de la Juventud Musulmana del Congo.

Willy Masaka, el presidente nacional de la Juventud Protestante del Congo, subrayó que el principio de unidad en la diversidad se aplica al trabajo con todas las religiones: «Con este foro por la paz, queremos abrir la voz de la unidad en la diversidad más allá de nosotros mismos con diferentes denominaciones religiosas».

El seminario fue precedido una semana antes por una marcha en el centro de Kinshasa, a la que asistieron unas 3000 personas. Los participantes finalizaron la marcha de una hora de duración en un escenario en el que diferentes presentadores compartieron música y otras actuaciones artísticas sobre la importancia de la unidad, el cuidado del medio ambiente y otros objetivos.

La Sra. Kakudji anunció que tienen previsto proyectar el documental en las próximas semanas en un canal de televisión local así como con sus colaboradores en las reuniones de Unidos en la Diversidad.

Actualizado, 2 de julio de 2019: El documental se emitió recientemente en la televisión local. Tiene una duración de 32 minutos y puede verse en YouTube.