«La participación es la clave»: La Cátedra Bahá’í aborda la seguridad alimentaria

10 de febrero de 2021
Investigadores y profesionales se reúnen para estudiar las perspectivas de los complejos desafíos multidimensionales relacionados con la disponibilidad y el acceso a los alimentos.

INDORE, India — La Cátedra Bahá’í de Estudios sobre el Desarrollo en la Universidad de Devi Ahilya (Indore) organizó días atrás un seminario sobre seguridad alimentaria y nutrición, un tema que ha cobrado importancia en diversos discursos sociales en la India y a nivel mundial durante la pandemia.

Arash Fazli, profesor asociado y jefe de de la Cátedra Bahá’í afirma: «El objetivo de este seminario es reunir a profesores universitarios y profesionales en un ambiente que no insista en las divisiones entre “nosotros” y “ellos”, de manera que los participantes puedan analizar algunas de las causas subyacentes en la seguridad alimentaria y la malnutrición».

El seminario es el último de una serie de encuentros organizados por la Cátedra sobre cuestiones relacionadas con la migración urbana, la educación y la igualdad de género, que se han visto exacerbadas por la pandemia.

Entre los temas debatidos por los participantes se encuentra el impacto de las políticas agrarias y las fuerzas del mercado sobre la agrobiodiversidad. Los asistentes recalcaron que uno de los principales desafíos generado por las políticas que promueven los monocultivos es que los agricultores tienden a centrarse en los cultivos comerciales con la exclusión de las plantas comestibles que constituyen una fuente rica en nutrientes y que han formado parte de la dieta de la región. Como resultado, los productos que se cultivan en la zona se han encarecido y son menos accesibles para las masas.

Los participantes en el seminario sobre la seguridad alimentaria y nutrición organizado días atrás por la Cátedra Bahá’í para los Estudios sobre el Desarrollo de la Universidad Devi Ahilya  de Indore. De izquierda a derecha, fila superior: Arash Fazli, profesor asociado y director de la Cátedra Bahá’í; Dipa Sinha, profesora en la Universidad Ambedkar de Delhi; Vandana Prasad, de la Red de Investigación sobre Salud Pública. Fila inferior: Richa Kumar, profesora de sociología del Instituto Indio de Tecnología de Delhi; Rohini Mukherjee de la fundación Naandi. Presentación
6 imágenes
Los participantes en el seminario sobre la seguridad alimentaria y nutrición organizado días atrás por la Cátedra Bahá’í para los Estudios sobre el Desarrollo de la Universidad Devi Ahilya de Indore. De izquierda a derecha, fila superior: Arash Fazli, profesor asociado y director de la Cátedra Bahá’í; Dipa Sinha, profesora en la Universidad Ambedkar de Delhi; Vandana Prasad, de la Red de Investigación sobre Salud Pública. Fila inferior: Richa Kumar, profesora de sociología del Instituto Indio de Tecnología de Delhi; Rohini Mukherjee de la fundación Naandi.

Sobre las limitaciones de una estrategia totalmente centralizada de las políticas agrícolas, Vandana Prasad, de la Red de Investigación de Salud Pública, declaró: «¿Estamos [...] [dictando] qué se va a comer en todos y cada uno de los pueblos? El trabajo participativo es un punto de partida para todos los programas y políticas, lo que significa no fijarlas a nivel central de forma inamovible. [...] La clave es descentralizar».

Richa Kumar, profesora de Sociología del Instituto Indio de Tecnología de Delhi, destacó que la participación de las comunidades locales debiera ampliarse también a la generación de conocimientos. «Lo que produces y consumes en Bikaner es muy distinto de lo que produces y consumes en Bengala. Necesitamos empoderamiento, crear capacidad a nivel local para investigar y apoyar a los agricultores...».

Fotografía realizada antes de la actual crisis sanitaria. Los participantes en el seminario señalaron que uno de los principales desafíos originados por las políticas que promueven el monocultivo es que los agricultores tienden a centrarse en cosechas comerciales con exclusión de las plantas comestibles que constituyen una fuente rica en nutrientes y que han formado parte de la dieta de la región. Presentación
6 imágenes
Fotografía realizada antes de la actual crisis sanitaria. Los participantes en el seminario señalaron que uno de los principales desafíos originados por las políticas que promueven el monocultivo es que los agricultores tienden a centrarse en cosechas comerciales con exclusión de las plantas comestibles que constituyen una fuente rica en nutrientes y que han formado parte de la dieta de la región.

Más allá de los factores económicos y la necesidad de descentralizar la toma de decisiones, los participantes estudiaron las relaciones entre las disparidades de género y las causas del hambre y la malnutrición. En el documento elaborado por la Cátedra y debatido en la reunión se afirma al respecto: «Las mujeres se enfrentan a disparidades en forma de abandono educativo, ausencia de elección en materia de reproducción y una nutrición inadecuada desde la infancia, lo que perpetúa un ciclo intergeneracional de malnutrición. [...] Las mujeres desnutridas, con toda probabilidad, se convierten en madres desnutridas».

Fotografía realizada antes de la actual crisis sanitaria. La Comunidad Bahá’í de la India lleva años realizando actividades para promover la agricultura local como medio para afrontar los desafíos socioeconómicos. En la imagen, participantes del programa de inspiración bahá’í Preparación para la Acción Social estudian técnicas para la agricultura local. Presentación
6 imágenes
Fotografía realizada antes de la actual crisis sanitaria. La Comunidad Bahá’í de la India lleva años realizando actividades para promover la agricultura local como medio para afrontar los desafíos socioeconómicos. En la imagen, participantes del programa de inspiración bahá’í Preparación para la Acción Social estudian técnicas para la agricultura local.

Rohini Mukherjee, de la fundación Naandi, declaró: «Existen muchas encuestas, entre ellas la nuestra, que han demostrado que a una escolarización más prolongada de la madre, menos probable será que su hijo sufra malnutrición».

Sin embargo, solucionar los desafíos que afrontan las mujeres en el acceso a la educación no resolvería los problemas de malnutrición, señalaron los participantes. Dipa Sinha, profesora de la Universidad Ambedkar (Delhi) declaró: «La malnutrición tiene muchas dimensiones y existen muchos factores implicados: el papel del género, el empoderamiento de las mujeres, la educación y los medios de subsistencia».

Fazli comenta: «En estos seminarios nos proponemos investigar los aspectos fundamentales, que en el fondo son cuestiones morales. Con frecuencia se pasa por alto este tipo de debates o se consideran demasiado idealistas debido a una falta de aceptación de que la naturaleza subyacente de la sociedad es espiritual, una realidad que se aplica a todos los seres humanos y que ofrece a las comunidades locales y a los individuos la capacidad para administrar sus asuntos».