Representantes de todo el mundo se reúnen para la Duodécima Convención Internacional

25 de abril de 2018

CENTRO MUNDIAL BAHÁ'Í — Unos 1300 delegados que representan a más de 160 países han llegado a Haifa para participar en la Duodécima Convención Internacional Bahá'í.

La Convención Internacional es una reunión única que se celebra cada cinco años en Haifa, el centro administrativo y espiritual de la Comunidad Mundial Bahá'í. Los delegados provienen prácticamente de todas las naciones. Durante la convención, participan en una serie de sesiones de consulta y eligen el cuerpo de gobierno internacional de la Fe, la Casa Universal de Justicia.

Las consultas en la Convención Internacional generalmente están relacionadas con el desarrollo de la Fe bahá'í y las contribuciones de las comunidades bahá'ís al progreso de la sociedad. Una de las principales áreas de discusión es la manera en que las enseñanzas de Bahá'u'lláh, como la unidad de la humanidad, la igualdad de mujeres y hombres, la armonía de la ciencia y la religión y la investigación independiente de la verdad, se están expresando en una amplia variedad de entornos sociales, desde los pueblos más remotos hasta los grandes centros urbanos y en diversas realidades culturales.

Delegados de todo el mundo haciendo cola en el Centro Internacional de Convenciones de Haifa. Presentación
19 imágenes

Delegados de todo el mundo haciendo cola en el Centro Internacional de Convenciones de Haifa.

Los delegados que asisten a la Convención Internacional de este año son miembros de los consejos de gobierno bahá'ís de sus países elegidos anualmente. Estas instituciones, conocidas como asambleas espirituales nacionales, guían y apoyan las actividades de la comunidad bahá'í dentro de sus respectivas jurisdicciones.

El 29 de abril, los delegados se reunirán para elegir a los nueve miembros de la Casa Universal de Justicia, una tarea que se lleva a cabo como un deber sagrado y un privilegio.

Los delegados tienen un período de preparación espiritual antes de participar en la Convención. Esto conlleva tiempo para orar y meditar en los Santuarios Sagrados de Haifa y Akká, así como para visitar los lugares sagrados históricos bahá'ís .