Superar los prejuicios mediante la educación

June 12, 2019

NUEVA DELHI — El último episodio de podcast del Bahá'í World News Service explora cómo un proceso educativo que busca liberar las potencialidades del alma y la mente humana puede llevar a una profunda transformación social, en este caso a superar prejuicios y supersticiones sociales de larga data sobre las mujeres.

Podcast: Superar los prejuicios mediante la educación

El último episodio de podcast del BWNS (en inglés) explora cómo un grupo de mujeres jóvenes ayudó a su comunidad a deshacerse de actitudes supersticiosas que han marginado a las mujeres durante generaciones.

Suscríbase al podcast BWNS para obtener contenido audio adicional.

RSS  |  iTunes  |  SoundCloud  |  Tunein  |  iHeart  |  Stitcher

Las mujeres indias están superando opiniones y prejuicios que impiden su plena participación en la sociedad. Un grupo de mujeres jóvenes de una gran barriada de Nueva Delhi, India, ha tomado la determinación de ayudar a su comunidad a desarrollar una actitud diferente hacia las mujeres que están en su ciclo menstrual.

Pooja Tiwari, quien facilita el grupo como parte del programa de Preparación para la Acción Social (PSA), explica que las mujeres en sus períodos pueden ser consideradas «impuras» y se las separa de ciertos aspectos de la vida comunitaria. Aunque esta característica cultural no tiene ninguna base real ni científica ni espiritual, está profundamente arraigada en la conciencia de gran parte de la población local. «Cuando estábamos analizando este tema, un miembro del grupo dijo: “Durante estos días, no podemos ir al templo. No podemos tocar nada. No podemos dormir en la cama sino que tenemos que hacerlo en el suelo”», explica la Sra. Tiwari.

El grupo decidió organizar una campaña de sensibilización para promover una comprensión de la menstruación que esté basada en la ciencia y también en las creencias espirituales.

Después de un estudio científico sobre el ciclo menstrual, el grupo sintió que era fundamental ayudar a las personas a apreciar que el período de una mujer «es un elemento importante para el nacimiento de un ser humano —explica la Sra. Tiwari—. Se propuso que durante estos días debemos respetar a las mujeres y que necesitan alimentos saludables y nutritivos».

El PSA es un programa de inspiración bahá'í que se lleva a cabo en 17 países de África, Asia, América Latina y el Pacífico. El programa está organizado para ayudar a los jóvenes a desarrollar un conjunto de capacidades científicas y espirituales que les permitan convertirse en promotores del bienestar de sus comunidades.

Presentación
2 imágenes
Esta reunión especial se llevó a cabo en febrero en el edificio del Centro Internacional de Enseñanza en el Centro Mundial Bahá'í.

Bhavna Anbarasan, miembro del Cuerpo Continental de Consejeros de Asia, acompaña a la Sra. Tiwari en la entrevista. La Sra. Tiwari y la Sra. Anbarasan hablaron con el Servicio de Noticias en febrero cuando estaban en el Centro Mundial Bahá'í. Formaban parte de un grupo de 30 personas, que representan a ocho localidades de todo el mundo en las que participan miles o decenas de miles de personas en un sólido proceso educativo bahá'í y de construcción de comunidad. En el corazón de estas actividades, está la generación de capacidad de las poblaciones locales para producir cambios sociales en su propia realidad social mediante la aplicación de los principios fundamentales bahá'ís, como la unidad de la humanidad, la armonía de la ciencia y la religión y la igualdad de las mujeres y los hombres.

Las estimulantes conversaciones de esta reunión están relacionadas con un proceso que lleva varias décadas desarrollándose en el que las comunidades bahá'ís a todos los niveles, desde las comunidades locales hasta la comunidad mundial, han estado creando espacios para compartir experiencias y puntos de vista surgidos de las actividades de construcción de comunidad. La reunión ha demostrado cómo las personas de todo el mundo han aportado ideas profundas y pertinentes para el futuro de la humanidad. También ha mostrado que, en lugar de estar confinado a una élite privilegiada, el progreso del conocimiento es un derecho y una responsabilidad de todos los seres humanos.