Nuevos mensajes de aprecio enviados por dirigentes

October 4, 2017

COLOMBO, Sri Lanka — Los bahá’ís de Bangladesh, Malasia, Nepal y Sri Lanka han recibido declaraciones de aliento y aprecio de dirigentes de sus países en honor al bicentenario del nacimiento de Bahá’u’lláh, que se celebrará en todo el mundo los días 21 y 22 de octubre.

En su mensaje, el primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, extendió sus saludos a la comunidad bahá’í y expresó su agradecimiento por las contribuciones que está haciendo «hacia la buena voluntad y la prosperidad del país».

Asaduzzaman Noor, ministro de Asuntos Culturales de Bangladesh, destacó que «el objetivo fundamental de la Fe bahá’í es la unidad y la comunión entre los diversos pueblos y razas de la tierra, —afirmando que— es un principio bien acogido en un mundo desgarrado por la lucha y la discordia».

Presentación
7 imágenes
En un mensaje con fecha de 30 de agosto de 2017 a los bahá’ís de Sri Lanka, el primer ministro Ranil Wickremesinghe saludó a la comunidad bahá’í y la elogió por «contribuir enormemente a la buena voluntad y la prosperidad del país».

El mensaje continúa: «En palabras de Bahá’u'lláh: “Sois los frutos de un solo árbol y las hojas de una misma rama”».

Joseph Kurup, uno de los ministros en el Gabinete del primer ministro Najib Razak, se dirigió a la Comunidad Bahá’í de Malasia. «La Comunidad Bahá’í ha sido un promotor activo del diálogo interreligioso y también un verdadero protagonista de la unidad y la armonía entre la ‘población multiétnica y multirreligiosa de este país... Las enseñanzas de Bahá’u’lláh sobre la unicidad del mundo de la humanidad y su llamado a una visión mundial que encierra la frase “la Tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos” son esenciales tanto para establecer la unidad nacional como para promover la comprensión y la paz mundiales».

En Nepal, la comunidad bahá’í recibió los mensajes del viceprimer ministro Gopal Man Shrestha y del ministro del Interior, Janardan Sharma, expresando cálidos saludos con motivo del bicentenario.

«El mensaje de Bahá’u’lláh de que Dios es uno y todos los seres humanos son miembros de la misma familia es siempre relevante en un país como el nuestro donde hay tanta diversidad social, cultural y religiosa», escribió el viceprimer ministro Shrestha.