Una ciudad alemana reconstruye un monumento

25 de abril de 2007

BAD MERGNTHEIM, Alemania — Las autoridades municipales de esta ciudad turística del sur de Alemania han restaurado un monumento conmemorativo bahá'í retirado por los nazis cuando estaban en el poder. El monolito conmemora la visita en 1913 de 'Abdu'l-Bahá, el sucesor de Bahá'u'lláh como cabeza de la Fe bahá'í.

El monumento original fue erigido en 1916, pero fue retirado en 1937, en un momento en que la Fe bahá'í estaba prohibida por los nazis.

'Abdu'l-Bahá hizo un largo viaje a Europa, Norteamérica y de regreso a Europa entre 1911 y 1913. Realizó un breve viaje desde Stuttgart a Bad Mergentheim, una pequeña y tranquila ciudad conocida por su balneario, los días 7 y 8 de abril de 1913.

Pasó la noche allí por invitación del cónsul Albert Schwarz, un funcionario del gobierno que era el propietario del hotel y de los baños minerales y también miembro de la comunidad bahá'í.

El monumento original de Bad Mergentheim, en la fotografía, fue retirado durante el régimen nazi. Presentación
3 imágenes
El monumento original de Bad Mergentheim, en la fotografía, fue retirado durante el régimen nazi.

El nuevo monumento fue inaugurado a principios de este mes, el 7 de abril, por el alcalde Lothar Barth acompañado por Bahman Solouki, una representante de la comunidad bahaí de Alemania.

«La población de Bad Mergentheim puede estar orgullosa de que 'Abdu'l-Bahá haya venido aquí –dijo el alcalde en la ceremonia–. La Fe bahá'í es una de las seis principales religiones del mundo; no hay otra forma de decirlo; y esto debe ser honrado en consecuencia».

Prosiguió diciendo: «Considero que esto es una buena señal. Demuestra que en Bad Mergentheim somos una sociedad tolerante, que integramos a personas de diferentes creencias en nuestra ciudad y que somos lo suficientemente cosmopolitas para ello».

El Dr. Solouki señaló que la comunidad bahá'í alemana celebró hace dos años su centenario y que la estancia de 'Abdu'l-Bahá en su país fue una parte significativa de su historia.

«La visita de 'Abdu'l-Bahá en 1913 fue un hito para nosotros, los bahá'ís alemanes –explicó–. Estamos muy bendecidos por ello. Estuvo en Stuttgart; estuvo en Esslingen dos veces, en cada ocasión durante una semana; y dos días de ese tiempo los pasó aquí en Bad Mergentheim».

Sussan Rastani, una bahá'í que reside en Mergentheim, dio las gracias a las autoridades locales por la construcción del monumento.

«En estos tiempos de intolerancia religiosa e incluso de fanatismo religioso, es un acto ejemplar por parte de las autoridades de la ciudad y de la administración del complejo volver a erigir esta piedra conmemorativa en memoria de 'Abdu'l-Bahá, que sirvió como ejemplo de amor y tolerancia hacia todas las religiones y todas las personas», afirmó.

–Servicio de Noticias Bahá'ís de Alemania