Una mirada franca sobre las noticias y su impacto social

31 de marzo de 2019
Este video de Amaranta.tv resume los puntos principales de la mesa redonda celebrada el 15 de marzo en el Centro de Estudios Universitarios.

MADRID — Un grupo de destacados periodistas españoles se ha reunido para reflexionar acerca del impacto de los medios de comunicación sobre la cohesión social y el aumento de la radicalización. El escenario fue una mesa redonda el 15 de marzo, organizada por la Oficina de Asuntos Públicos de la Comunidad Bahá'í de España en el Centro de Estudios Universitarios de la Universidad Rey Juan Carlos.

«La función del periodismo es dar a conocer al público información objetiva como un bien común ―argumentó Rafael Fraguas, cofundador del principal diario El País―. Hoy en día se confunde la información con opinión... Comprometer la objetividad, la forma suprema de la honestidad, en los medios de comunicación está llevando a la ceguera, y hoy en día si estamos ciegos, ya conocemos las consecuencias en la sociedad».

El evento incluyó una mesa redonda entre cinco personas que trabajan con algunas de las principales organizaciones de medios de comunicación de España: El Sr. Fraguas; Jesús Bastante, jefe de redacción de la publicación digital Religión Digital; Beatriz de Vicente de Castro, abogada y personalidad de los medios de comunicación; Francisco Castañón, director de la revista digital Entreletras; y Juana Pérez, editora de la agencia internacional de noticias Pressenza. El debate tuvo lugar ante una audiencia de unos cuarenta estudiantes y profesores.

Los participantes exploraron las fuerzas en conflicto que están dando forma a la cobertura de las noticias en la actualidad. La inmediatez y los recortes en la financiación han restringido la capacidad de los periodistas para realizar análisis en profundidad. Estas mismas fuerzas incentivan noticias sensacionalistas y superficiales que a menudo buscan despertar emociones de enojo y desconfianza. Sin embargo, muchos periodistas están profundamente conscientes de estas tendencias y quieren buscar otras noticias que exploren las complejidades de una situación que afecta a la sociedad y que ayuden a construir el entendimiento.

«En la sociedad, hay procesos de desintegración y desesperanza que generan muchas audiencias y otros procesos constructivos esperanzadores que no siempre se cuentan. Por lo que el periodismo tiene que elegir entre simplemente hacer espectáculo y valoraciones, o informar de manera fidedigna que además dé esperanza», explicó la Sra. Pérez durante la discusión.

Una mesa redonda celebrada el 15 de marzo en el Centro de Estudios Universitarios de la Universidad Rey Juan Carlos en Madrid. Presentación
1 imágenes
Una mesa redonda celebrada el 15 de marzo en el Centro de Estudios Universitarios de la Universidad Rey Juan Carlos en Madrid.

Leila Sant, de la Oficina de Asuntos Públicos Bahá'í, explicó los objetivos del evento. «Los medios de comunicación tienen un impacto en la forma en que la sociedad ve y percibe la realidad ―afirmó―. Este diálogo es un primer paso necesario en la construcción de un diálogo en nuestra sociedad sobre los valores y el marco que puede permitir a los medios cumplir su papel y responsabilidad para mejorar la sociedad».

La mesa redonda surgió de un seminario coorganizado por la comunidad bahá'í en octubre sobre la prevención de la radicalización violenta. «Encontramos un tema importante para explorar más a fondo el lugar que ocupan los medios de comunicación en las fuerzas positivas y negativas que se manifiestan en la sociedad hoy en día ―explicó Dunia Donaires, también de la Oficina de Asuntos Públicos―. Así que decidimos organizar una serie de discusiones para que los periodistas analicen los elementos que inician la radicalización, como la cobertura polarizada y conflictiva, y exploren cómo los medios podrían contrarrestarlos».

La Oficina de Asuntos Públicos está planificando futuras mesas redondas. Aspira a impulsar un diálogo creciente en el país sobre los valores y las responsabilidades de los medios de comunicación y, en última instancia, a llevar a cabo más acciones que puedan fomentar la armonía social. La Oficina también está trabajando con la Universidad Autónoma de Madrid para impartir un curso de verano de tres días sobre la prevención de la radicalización violenta.