Esperanza y apoyo en Italia durante una crisis sanitaria mundial

13 de marzo de 2020
Las diferentes líneas de actividad desarrolladas en las comunidades bahá’ís de todo el mundo las han capacitado para responder a la crisis con esperanza y prestar servicio a sus sociedades.

MANTUA, Italia — En un momento en el que numerosas partes del planeta lidian con la crisis de la enfermedad mundial del coronavirus (COVID-19), los bahá’ís en algunas de las zonas más afectadas hallan fórmulas para prestar servicio a sus sociedades. Los años de experiencia en las actividades de construcción de comunidad les han capacitado para responder con creatividad y capacidad de improvisación a las circunstancias actuales.

En Italia, donde las medidas preventivas han confinado por el momento a la mayoría de la población en sus hogares, las comunidades continúan con actividades que llevan esperanza. Muchas de estas iniciativas se han trasladado temporalmente al entorno digital. Los afectados realizan videoconferencias en las que se ofrecen apoyo mutuo, oran juntos y promueven las actividades educativas de la comunidad bahá’í que construyen lazos de amistad y capacidad para el servicio a la sociedad.

Una maestra de clases de educación moral para niños describe cómo ha estado trabajando en tales circunstancias: «Preparo algún material digital y audiovisual para la clase y lo distribuyo en la red a las familias. Los niños realizan el trabajo en casa y luego lo estudian con sus padres y hermanos».

En otros países donde se han cerrado las escuelas, los bahá’ís ayudan a los niños con sus deberes por medios digitales. Los niños también se reúnen en pequeños grupos en línea para ayudarse unos a otros con sus tareas escolares.

Las actividades educativas de la comunidad bahá’í que construyen lazos de amistad y capacidad para el servicio a la sociedad continúan progresando frente a la restricción de movimientos en Italia y en otros países, mientras las familias trabajan juntas en sus hogares con apoyo virtual. Presentación
2 imágenes
Las actividades educativas de la comunidad bahá’í que construyen lazos de amistad y capacidad para el servicio a la sociedad continúan progresando frente a la restricción de movimientos en Italia y en otros países, mientras las familias trabajan juntas en sus hogares con apoyo virtual.

Los bahá’ís de Italia llaman por teléfono a familiares y amigos, a compañeros y a conocidos, simplemente para ofrecer una voz alentadora. Muchas de estas llamadas han terminado en conversaciones profundas y han reforzado los lazos de amistad.

«Este momento nos hace darnos cuenta de que no somos invencibles —dice un miembro de la comunidad bahá’í italiana—. Es una oportunidad para reflexionar sobre cuestiones a las que, tal vez en otras circunstancias de nuestras vidas, no les dedicaríamos el tiempo suficiente».

En una carta enviada a los bahá’ís de Italia el martes, la Asamblea Espiritual Nacional del país manifiesta: «Hemos visto innumerables ejemplos de solidaridad y de lealtad entre los trabajadores sanitarios, profesores, profesionales de todo tipo, y ciudadanos responsables que han respondido rápidamente a esta emergencia, demostrando la nobleza innata de los seres humanos. Nuestra verdadera naturaleza es la de dar, servir y contribuir al progreso».