‘Ali Nakhjavani, 1919–2019

11 de octubre de 2019

CENTRO MUNDIAL BAHÁ'Í — Ali Nakhjavani, antiguo miembro de la Casa Universal de Justicia, falleció en las primeras horas de esta mañana en Francia a la edad de 100 años.

La Casa de Justicia ha enviado hoy el siguiente mensaje a todas las asambleas espirituales nacionales.

*  *  *

Con corazones afligidos transmitimos la noticia de que durante las primeras horas de esta mañana nuestro querido, iluminado e ilustre antiguo colega, ‘Alí Nakhjavání, ascendió a los mundos del más allá.

Lamentamos la pérdida de una figura extraordinaria que deja un distinguido legado de servicio ininterrumpido a la Causa de Dios. En el curso de una vida singularmente notable, que comenzó en los últimos años de la Edad Heroica y se extendió hasta los umbrales mismos del segundo siglo de la Edad Formativa, brilló en el firmamento de la devoción abnegada a Bahá’u’lláh, y fue llamado a participar en muchos de los importantes avances que tuvieron lugar en el desarrollo del Orden Administrativo, ya fuera como miembro de la Asamblea Espiritual Nacional de Irán, como intrépido pionero en África durante la Cruzada de Diez Años, como miembro del Cuerpo Auxiliar africano cuando se creó por primera vez, como miembro de la Asamblea Espiritual Nacional Regional de África Central y Oriental en sus inicios, y como miembro del Consejo Internacional Bahá’í cuando se eligió por primera vez, preludio de su condición de miembro de la Casa Universal de Justicia cuando se estableció en 1963. Aportó a sus décadas de servicio monumental una fidelidad absoluta a su amado Guardián, un grado de conocimiento de la Causa excepcional, un compromiso leonino con la defensa de la Alianza, intenso fervor por la labor de la enseñanza, inusitada agudeza espiritual, y un corazón radiante y rebosante de amor por todos los que se cruzaban en su camino. La suya fue una vida de profundos logros espirituales, vivida en un punto de inflexión de la historia. Que su consagración absoluta, su fe diamantina y su férrea dedicación al deber inspiren a generaciones venideras.

Suplicamos en el Sagrado Umbral por el progreso de su noble alma, para que sea generosamente recompensada, y para que pueda unirse con su valiente pilar de apoyo, su amada esposa Violette. Transmitimos nuestras condolencias a sus queridos hijos, Bahiyyih y Mehran, y a sus familias, y oramos por el consuelo de sus afligidos corazones. Se pide a los amigos que celebren reuniones conmemorativas en su honor, así como reuniones apropiadas en todas las Casas de Adoración del mundo entero.

La Casa Universal de Justicia