La colocación de la primera piedra refleja el espíritu unificador del templo de Kenia

23 de marzo de 2019

MATUNDA, Kenia — Una comunidad vibrante en esta parte rural de Kenia se reunió el sábado para presenciar la inauguración de la primera Casa de Adoración bahá'í local en África.

El sitio del futuro templo bahá'í se encuentra a unos 4 kilómetros al oeste de la ciudad de Matunda, en un área rodeada de campos de maíz y de otras granjas. Hogar de algunas de las primeras comunidades bahá'ís de Kenia, el área conocida como Matunda Soy ha visto arraigarse un notable proceso de transformación espiritual en las últimas décadas.

«El proyecto de la primera Casa de Adoración en Kenia surge del arduo trabajo y del sacrificio realizado en el camino del servicio por parte de los amigos del grupo de Matunda Soy», explicó Christopher Songok, miembro del Cuerpo Continental de Consejeros de África.

Los participantes en las celebraciones del sábado destacaron el efecto unificador de la próxima construcción del templo.

«Estoy emocionada de que personas de todas las religiones sean invitadas a orar en el templo», declaró Alice Juma de la comunidad cercana de Lwanda.

«Esta ceremonia es un evento verdaderamente espiritual. Veo esta inmensa multitud: jóvenes, viejos, hombres y mujeres, todos reunidos en paz y obediencia a Dios todopoderoso», expresó Peter Webonya de Matunda.

Esta representación muestra el diseño del templo de Kenia, cuya construcción comenzó hoy en Matunda, Kenia. Presentación
11 imágenes
Esta representación muestra el diseño del templo de Kenia, cuya construcción comenzó hoy en Matunda, Kenia.

La alegre y unificadora inauguración se llevó a cabo dos días después del año nuevo bahá'í, Naw-Ruz, en un día cálido. Entre los asistentes se encontraban dignatarios locales, líderes religiosos y visitantes de todo Kenia, así como Etiopía, Sudáfrica, Tanzania, Uganda y Zambia. La gente comenzó a llegar el viernes por la noche, algunos a pie, otros en motocicletas, automóviles y autobuses, continuando durante toda la mañana, saludándose con cálidos abrazos y canciones.

En la ceremonia del mediodía, una multitud silenciosa de unas 1 200 personas escuchó con reverencia las oraciones de apertura. A continuación, Ruth Vuyiya, una muy querida bahá'í conocida cariñosamente como Mama Ruth, colocó la piedra angular del templo en la tierra roja. La Sra. Vuyiya estuvo acompañada por su hija, por miembros de la Asamblea Espiritual Nacional de Kenia, por contratistas de la construcción y por la arquitecta del templo Neda Samimi. Después de la ceremonia de inicio de las obras, los asistentes celebraron el momento con cantos y ululaciones.

Esta foto aérea muestra el sitio de la Casa de Adoración bahá'í local en Matunda Soy, Kenia, durante la ceremonia de colocación de la primera piedra el sábado. Presentación
11 imágenes
Esta foto aérea muestra el sitio de la Casa de Adoración bahá'í local en Matunda Soy, Kenia, durante la ceremonia de colocación de la primera piedra el sábado.

«La Casa de Adoración tiene un significado extraordinario en la comunidad. Es el lugar donde las almas nobles ofrecen súplicas. Es una manifestación visible del Señor», afirmó Townshend Lihanda, otro miembro del Cuerpo de Consejeros de África.

La Casa de Adoración se integrará en los vibrantes y dinámicos esfuerzos de construcción de la comunidad, que involucran no solo a los bahá'ís sino también a la comunidad en general en el área de Matunda Soy. «Las actividades de construcción de comunidad bahá'í en una localidad son una invitación a jóvenes y ancianos, mujeres y hombres, a reconocer la importancia de su vida espiritual y a trabajar para nutrirla mediante la adquisición de cualidades que ayuden no solo a su crecimiento individual sino también al desarrollo de la comunidad en su conjunto», explicó Jafet Kokal, miembro de la Asamblea Espiritual Nacional de Kenia.

El coro de Lwanda canta durante la colocación de la primera piedra del templo de Matunda Soy. Presentación
11 imágenes
El coro de Lwanda canta durante la colocación de la primera piedra del templo de Matunda Soy.

La colocación de la primera piedra tuvo lugar casi un año después de que su diseño elegante y sencillo, inspirado en las chozas tradicionales de la región, se diera a conocer en el mismo lugar. El diseño incorpora un patrón intrincado y expresivo que utiliza la forma romboidal, un motivo familiar en la cultura keniana. Las vigas del techo a la vista puntuando los nueve lados del edificio se juntarán en un tragaluz. En el interior, el tragaluz estará situado sobre el símbolo del Más Grande Nombre. El templo, con un aforo de 250 personas, será construido con materiales locales.

En 2012, la Casa Universal de Justicia anunció planes para la construcción de siete Casas de Adoración. Ya se han construido dos, la primera en Battambang, Camboya y la segunda en Norte del Cauca, Colombia. Además de este templo en Kenia, otras dos Casas de Adoración locales y dos Casas de Adoración nacionales también están en construcción.