Europeos expresan preocupación por la opresión económica de los bahá'ís iraníes

November 17, 2015

BRUSELAS, Bélgica — Europeos prominentes, entre los que se incluyen miembros del parlamento, piden a Irán que ponga fin a su represión económica de los bahá'ís.

Una de las expresiones más destacadas vino del Intergrupo del Parlamento Europeo sobre la Libertad de Religión y de Creencia y la Tolerancia Religiosa, que instó a las «autoridades iraníes a que pongan fin a la opresión económica continua y sistemática de los bahá'ís en Irán».

«A los bahá'ís les impiden el acceso a la educación superior, les prohíben todos los puestos de empleo en el sector público y no les expiden permisos de trabajo para un amplio abanico de negocios», afirmó Dennis de Jong, copresidente del Intergrupo.

«Estas políticas reflejan un claro esfuerzo del gobierno por estrangular la vida económica de la comunidad bahá'í y son inaceptables tanto en virtud del derecho internacional como de la integridad humana universal», continuó el Sr. de Jong.

Otro de los europeos prominentes que expresó su preocupación por la represión económica de los bahá'ís de Irán fue el miembro del Parlamento Europeo (MEP) Klaus Buchner de la delegación del Parlamento Europeo para las relaciones con Irán.

«Les privan del acceso a la educación y a ciertas profesiones y ahora hasta les están cerrando los negocios privados», afirmó el eurodiputado Buchner, quien fue citado en un nuevo video sobre el tema, dado a conocer esta semana.

En varios países, algunos parlamentarios también están protestando.

En Alemania, el diputado Omid Nouripour declaró que la exclusión de los bahá'ís de «todas las áreas de la vida social» está «privando a millares de sus propios ciudadanos de sus derechos fundamentales de manera discriminatoria».

«Quien habla de restablecer el comercio, pero impide que decenas de miles de personas puedan beneficiarse de la posibilidad de la libre empresa, se está desacreditando a sí mismo», afirmó el Sr. Nouripour.

En Reino Unido, la diputada Baronesa Berride, copresidenta del Grupo Parlamentario Multipartito sobre la Libertad Internacional de Religión y de Creencia, afirmó que las medidas tomadas por Irán de cerrar comercios pertenecientes a bahá'ís «son otro elemento de los esfuerzos multifacéticos de las autoridades iraníes para eliminar a una comunidad bahá'í viable».

El diputado Alistair Carmichael, un miembro de la mesa del Grupo Parlamentario Multipartito sobre la Fe bahá'í declaró: «Mientras Irán se está abriendo a un mayor comercio e intercambio con la comunidad internacional, los bahá'ís iraníes deberían poder contribuir a la prosperidad de su nación y ganarse la vida para sus familias, al igual que cualquier otro ciudadano».

En los Países Bajos, el diputado Harry van Bommel calificó la opresión económica de los bahá'ís de «muy preocupante» y agregó: «El cierre de tiendas o la denegación de la renovación de una licencia comercial no son solo una violación de los derechos económicos, sino que parece que son un esfuerzo más de la autoridades iraníes para empobrecer y erradicar a la comunidad bahá'í como entidad viable en Irán».

Dennis de Jong, eurodiputado y copresidente del Intergrupo del Parlamento Europeo sobre Libertad de Religión o Creencia y Tolerancia Religiosa (foto del Parlamento Europeo) Presentación
2 imágenes
Dennis de Jong, eurodiputado y copresidente del Intergrupo del Parlamento Europeo sobre Libertad de Religión o Creencia y Tolerancia Religiosa (foto del Parlamento Europeo)

En España, un experto gubernamental sobre asuntos religiosos ha expresado su preocupación.

«Irán está perdiendo la oportunidad de aprovechar la energía, la fuerza constructiva y el potencial de la minoría bahá'í al vetarles el trabajo, ya sea en el sector público o privado», afirmó Ricardo García, el ex Subdirector General de Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia, quien ahora es miembro de la Comisión Nacional Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio.

El nuevo vídeo emitido por la Comunidad Internacional Bahá'í también presenta los comentarios de una serie de dirigentes de la sociedad civil, entre los que se encuentra Bernadette Segol, secretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos.

«El movimiento sindical pide que las normas fundamentales del trabajo de la OIT se apliquen en todo el mundo y pide que los derechos humanos estén incluidos en todas las transacciones o en todos los acuerdos comerciales», explicó la Sra. Segol.

Ioana David, Presidenta de la Confederación Europea de las Empresas Junior para el año académico 2014-2015, declaró: «Como estudiantes, nos sentimos deshonrados por el hecho de que a los estudiantes bahá'ís se les niegue el derecho a estudiar en la universidad».

«Nos resulta difícil entender cómo se puede negar deliberadamente los derechos de conciencia y de trabajo en el propio país», afirmó la Sra. David.